Darme cuenta

Darme cuenta…

 

Hace unos años estuve a cargo de un grupo de jardineros. Convivíamos muchas horas todos los días. Compartíamos el trabajo y también las horas de descanso y distensión. En la ‘hora libre’ eran de hacer  bromas, charlar, jugar. Lo lindo y lo feo pasaba por ahí. Cada uno tenía su forma particular de relacionarse, cada uno tenía sus muletillas y sus modos. De toda esa variedad de gente había uno de ellos que me llamaba la atención: tenía en su vocabulario el dicho “¿te das cuenta?”. La decía cuando alguno le hacia una broma o para llamar la atención sobre algo que alguien decía. Y también nombraba el “me di cuenta de” cuando me contaba algo que había vivido.

No es tan común el “darse cuenta”. A veces vamos por la vida sin registrar lo que pasa por al lado nuestro, o lo que pasa por adentro. Como si esta vida que vivimos la viviera otro… porque nosotros no la estamos descubriendo en su totalidad. Se nos pasan cosas que no vemos.

Me pasó de darme cuenta cuánto quería a un amigo cuando dejé de verlo por un tiempo… o al revés, dejé de ver a alguien y después me di cuenta que tanto no me importaba… si, me pasó.

Tampoco registré cuánto me estaba tensionando la espalda mientras dibujaba por horas en la computadora. O ni miré quién se sentó al lado mío en el colectivo.

Y ¿no te pasó al leer un libro llegar a la mitad de la hoja y ver que no prestaste atención y ni sabés en qué mundos anduviste?

Darme Cuenta es el comienzo… al darme cuenta me abarco más. Conozco mas mi mundo. Se dónde estoy parada, qué quiero, qué tengo. Es el principio del cambio.

Vayamos a los libros…

Empecé a leer un libro hermoso: “El Darse Cuenta” de John Stevens (Cuatro Vientos Editorial) y ahí describe 3 tipos de Darse Cuenta. Y lo quiero traer acá porque el saberlo ayuda a registrarnos.

1- El darse cuenta del mundo exterior: “contacto sensorial actual con objetos y eventos en el presente”. Todo lo que nuestros sentidos perciben en este momento: olores, ruidos, lo que toco, degusto, veo.

2- El darse cuenta del mundo interior: “contacto sensorial actual con eventos internos en el presente. Toda sensación física que me está ocurriendo en este momento: tensiones musculares, movimientos, manifestaciones físicas de sentimientos y emociones, sensaciones de molestia, de agrado…”

3- El darse cuenta de la fantasía: ”Esto incluye toda actividad mental que abarca más allá de lo que transcurre en el presente: explicar, imaginar, adivinar, pensar, planificar, recordar el pasado, anticipar el futuro, etc”.

Estos darse cuenta pueden darse simultáneamente. Miro a un bebé jugando y de golpe me encuentro pensando en ese nene que me saludó hace un rato al salir del edificio y me doy cuenta que me estoy sonriendo.

El poner atención a las cosas que pasan por dentro y por fuera mío me hace conectame con la vida y ser más dueña de mi existencia.

Un poco de gimnasia…

Y como es algo que se ejercita esto de darme cuenta, te comparto un experimento (así lo llama John Stevens) que aparece en el mismo libro.

Te invito a que te tomes unos minutos… es cortito…

“Date ahora un tiempo para prestar atención a tu propio darte cuenta…  Sé solo un observador de tu darte cuenta y fijate hacia dónde va… Decite a vos mismo: “Ahora me doy cuenta de” y finalizá la frase con aquello de lo cual te estás dando cuenta en este momento… Ahora me doy cuenta de…
En seguida date cuenta si eso es algo de afuera, de adentro…
¿Hacia dónde se dirige tu darte cuenta? ¿Te das mas cuenta de cosas fuera de tu cuerpo o de sensaciones debajo de tu piel?…
Ahora dirigí tu darte cuenta al área donde te estás dando menos cuenta ¿tu interior? ¿tu exterior?… date más cuenta de eso…
Hasta qué punto tu darte cuenta está ocupado con fantasías, pensamientos o imágenes?… Fijate que mientras esté ocupado con un pensamiento o una imagen, tu darte cuenta de la realidad exterior o interior decae o desaparece… Si tan solo podés aprender la distinción entre una fantasía y la realidad de tu experiencia actual, podrías dar un gran paso hacia la simplificación de tu vida…”

Una cosita… mirá eso que te diste cuenta sin juzgarlo. Nada de lo que registraste es bueno ni malo… ni ningún otro atributo más que el ser parte de tu experiencia… pero eso es tema para otro día.

Cómo te suena este tema?

Hiciste el ejercicio? Querés contarme como te fué?

Podés dejar un comentario abajo o escribirme por acá

Y si pasaste por acá y querés seguir recibiendo publicaciones de este espacio buscá el botón de suscripción en esta página y en un click quedás registrado para recibirlas por email.

Hasta la próxima!!!

Anuncios

Dejá tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s