Factores que nos condicionan y el desafio de ser uno mismo

Factores que nos condicionan y el desafío de ser Uno Mismo

Muchas veces pienso en todas las cosas que nos influyen y me doy cuenta de que SOMOS INABARCABLES.

Lo primero es la familia

Nacemos y nos encontramos con una familia que nos recibe…

O por lo pronto una madre… con sus miedos, sus expectativas, sus alegrías, sus decisiones… todo eso y más va influir en cómo nos trate y nos sintamos en este primer contacto con esta vida.

Y con ella es muy probable que esté el padre… acompañando, con sus alegrías, sus miedos, su ganas de estar… o de huir. 

En qué contexto familiar nacemos y sus características van a marcar en nosotros la seguridad. Necesitamos de este primer contacto para seguir viviendo. Necesitamos la leche materna y necesitamos los brazos que nos abracen. Sin amor corremos riesgo de muerte.

Puede ser que en este escenario aparezca un hermanito o hermanita o varios que sientan que reciben un juguete o que ven amenazado su lugar en la familia (“llega la competencia!!”) o que reciben con mucho amor al recién llegado.

Los hermanos nos ayudan en el camino de la socialización, en el ensayo de prueba y error del mundo de las relaciones.

Abuelos, tíos, primos… Presentes, ausentes… Los que están, los que se borran.

Los que opinan, los que permiten, los que dejan ser… todo nos influye.

.

Pero no tan primero!!

No nacemos de un repollo. Y si así fuera, hasta los repollos tienen sus ancestros.

Nuestro árbol genealógico tiene su historia que también encarna en nosotros.

Heredamos genes que transmiten información para que tengamos determinadas características físicas. Muchas de esas características también influyen en nuestro carácter.

También hay una herencia a otro nivel. Hace muchos (muchísimos) años era fiel asistente a las charlas del Dr. Herminio Castellá. Él tenía una teoría: las vivencias, creencias y sentimientos de la madre se transmiten al hijo en el momento de la concepción y los primeros años de vida. Esa transmisión es a nivel telepático e inconsciente. Sería como una programación que recibimos con la información heredada de la madre.

En esta linea (y creo que en un momento similar) se desarrolló la terapia transgeneracional psicogenealógica contextual de Anne Ancelin Schützenberger, que describió en su libro “¡Ay, mis ancestros!” (y que recomiendo!!). La autora sostiene que las vivencias de las experiencias se transmiten de generación en generación. En muchos aspectos actuamos bajo una especie de lealtad invisible que nos hace repetir situaciones agradables o dolorosas que vivieron nuestros ancestros. Es común revisar algunas generaciones atrás e identificar situaciones que se repiten, coincidencias, nombres, fechas. Ser consciente de eso nos ayuda a liberarnos de ese condicionamiento.

Y si hablamos de lo que fue antes de nosotros… podemos traer la teoría de la reencarnación. Confieso que antes ni entraba como posibilidad en mi sistema de creencias pero, viendo como funciona el mundo, hoy no lo descarto. Y no veo que se contradiga con nada. Puede nuestra alma estar haciendo un recorrido por diferentes experiencias en su camino de crecimiento y elige encarnarse en esta vida con estas características familiares, genéticas, situacionales, etc, etc.

.

Lo que pareciera el principio...

… Porque por lo ya dicho, el principio fue antes de que se intuyera nuestra existencia. Pero nuestra vida como lo que somos, con este cuerpo acá en la Tierra empieza en el momento de la concepción. Y pasamos 9 meses dentro de una especie de spa con condiciones lo mas cercanas a lo ideal para desarrollar cada parte nueva. Es una etapa maravillosa, llena de misterios.

Pero a esa vida ‘ideal’ (para ese momento) llegan estímulos que impactan en nosotros. Pasan cosas en ese período que aunque no los recordamos dejan huella en nosotros. La vida intrauterina está llena de experiencias: situaciones del ambiente físico donde vamos creciendo, la posibilidad de un hermanito que crece al lado (o varios), ni hablar si el hermanito se trata de un embrión que no superó los días de vida y nunca nadie se enteró de su existencia (¿nadie?). Las experiencias de la madre con respecto al bebé y a todo lo que la rodea. También las condiciones del parto… Todo eso nos llega.

.

Los astros dicen…

Y nacemos en una fecha determinada bajo la influencia de astros… que siguen ejerciendo su influjo en nosotros mientras estamos vivos. 

Es claro ver cómo la luna tiene poder sobre el agua determinando las mareas. Así como como su poder llega al mar ¿por qué no ejercerá efecto sobre nosotros que somos 70% de agua?

Y si la luna nos toca ¿por qué no lo pueden hacer los otros astros del universo?

.

Somos lo que comemos

Escuchaba el otro día a una mujer que hablaba sobre cómo aumentan los niveles de testosterona al comer carnes. Eso acrecienta nuestro aspecto masculino. Mientras que la ingesta de verduras nos ayuda a desarrollar nuestro lado femenino (por supuesto lo explico en lenguaje hiper básico y elemental porque no conozco bien el tema).

Mas obvia es la diferencia entre comer comida chatarra versus comida hecha en casa sana y natural. Nuestros cuerpos desarrollarán diferente y estarán abiertos a distintas experiencias.

.

Ni hablar de lo que nos influyen las condiciones sociales en las que vivimos, los momentos históricos y políticos en que transcurre nuestra vida y cultura del grupo en que nos movemos.

.

Y todo ésto es solo una parte de todo el universo de influencias que nos atraviesan a lo largo de nuestra vida. Seguramente se te ocurren muchas otras.

Cuando pienso en ésto llego a la conclusión de que somos inabarcables.

.

Y entonces? 

Pareciera que al ver ésto estamos con las manos atadas. Por cualquier frente hay un condicionamiento que me afecta sin que me de cuenta.

Y si… no nacemos aislados. Pero hay algo que es solo nuestro, una especie de tesoro único de cada uno. Es nuestra esencia, nuestra alma, nuestro Yo único e irrepetible que fuerza por desplegarse, que se cuestiona, que se incomoda, que quiere cambiar, o quedarse o avanzar. 

Que busca respuestas, que es creativo. Que es muy probable que esté bloqueado o que se resguarde o no sepa para dónde ir.

Esa es la parte que requiere nuestros cuidados y de la que somos responsables.

Somos constructores de nuestra propia vida.

Todos los factores que nos constituyeron son parte de la arcilla que usamos para moldearnos. 

Tal vez necesitemos ayuda para ver, para salir, para avanzar. Pueden ser amigos, profesionales, libros. 

Dicen que el Maestro aparece cuando uno está preparado. 

Y mientras llega el Maestro (o el guía o la compañía o la solución) la opción es amigarse con uno mismo en el presente con todos los ingredientes que nos conforman… 

factores-que-nos-influyen-1

.

¿Qué sentimientos te aparecen al leer ésto? 

.

Me encantan los comentarios. Si querés podés hacerlo acá abajo o por privado por acá.

Si querés recibir las publicaciones en tu mail suscribite en el botón que dice ‘Seguir’ que está abajo. Tambien podés seguirme por Facebook (abajo está el enlace).

Y podés pasearte por la sección de Cómo puedo ayudarte… si querés.

Hasta pronto!!

 

 

Anuncios

Dejá tu comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s